Disfraz infantil vampiro Halloween.



Hoy os traigo una entrada de costura distinta, un disfraz.

A mí, sí me gusta Halloween pero no soy de ir por la calle paseando disfraz, (cuando era pequeña sí lo hacía) eso no quita que hagamos decoración o nos disfracemos en casa.
Hace dos años los tres nos compramos un disfraz, a mi marido y a mí nos siguen valiendo, así que los conservamos. 
Al niño le compramos uno de vampiro, ¿todos tenemos un lado “oscuro” no? pues a mí, Drácula me encanta.

Mi hijo tenía meses, así que solo lo aprovechó ese año, eso sí, le puse un poquito de Ketchup en los labios y a mi marido un poco en el cuello, empecé a disparar fotos con la cámara y ¡salieron unas fotos muy graciosas! 

El año pasado decidí hacerle un disfraz a mi hijo, aprovechando mi andadura en la costura, empecé con tiempo pero no llegué a acabarlo.
Lo hice con la ayuda de mi madre y ella me compró las telas. 
Para el pantalón, usé de patrón un pijama suyo y para la parte de arriba, nos fijamos en el que él ya tenía del año anterior y fuimos haciéndolo, para las mangas sí usé un patrón que tenía en papel, lo demás fue inventado con ayuda de mi madre. 
El problema está en que tu madre vive a kilómetros de distancia, tú eres muy principiante y tienes que esperar a que venga, así que lo empecé con adelanto pero no lo terminé para la fecha y ya después no nos disfrazamos.

Para cerrar el cuello, pensé en un botón de presilla que vi en un vídeo cómo se hacía pero no tenía el botón adecuado y no me puse a ello. 
Estaba empezando a entenderme con mi máquina de coser y no me apetecía cambiar el hilo, así que se quedó con el negro y en la zona blanca no queda bien.
La capa, como mi madre ha cosido mucho sabía cómo podía cortar la tela para que quedase bien pero lo hicimos en rojo, luego mirando fotos me di cuenta de que la mayoría o son en negro o negro por fuera y rojo por dentro pero la mía ya se quedaba así y encima con hilo blanco…

Mi sorpresa ha sido cuando este año he cogido el disfraz para acabarlo y me he dado cuenta de que a mi hijo no le iba a estar bien. Aunque le abra por arriba, los brazos no le van a entrar pero sé que antes o después el disfraz de una manera u otra será utilizado.

El año pasado apenas comenzaba a entenderme con mi máquina y no me gustaba nada cambiar el hilo, con la de mi madre es mucho más fácil o será que tengo más experiencia. Así que la parte de arriba en la zona blanca metí negro y en la capa roja metí hilo blanco pero dicen que la intención es lo que cuenta, ¿no?

Lo único que le queda bien es la capa y no le he cosido el bajo porque si no, no le valdría.
La capa parece enorme pero os aseguro que le queda de su talla y el traje le queda muy pequeño.




Este año no le he hecho ninguno ni tampoco le hemos comprado, utilizará la capa, un vaquero y una sudadera fina con gorro que tiene como dibujo una radiografía y ya está, a falta de pan, buenas son tortas J

Y bueno hasta aquí la entrada de hoy, espero que os sirva como inspiración aunque tendréis que mejorar mi versión ;) Ah y ¡feliz Halloween!

Hasta la próxima.

Comentarios

Entradas populares